ORTODONCIA

La Ortodoncia no se enfoca solamente a dejar los dientes derechos, sino que además debe obtener una correcta oclusión (mordida) y conseguir la armonía entre los dientes y el perfil del paciente.

La necesidad del tratamiento ortodóncico nace de los problemas provocados por las malas oclusiones. Entre las más comunes tenemos: baja autoestima, dificultad al comer e insatisfacción con la apariencia (estética).

El análisis del paciente incluye modelos de estudio, fotografías clínicas y radiografías. La correcta interpretación de estos permite verificar las afecciones del paciente y crear un plan de tratamiento para mejorar la posición de los dientes y el perfil del paciente.

Evaluado el caso, se colocarán pequeños botones en las caras anteriores de los dientes, menores en tamaño a un grano de trigo. Pueden ser de metal o de un material estético como la porcelana que hace que se confunda con el color natural del diente. Los dientes se irán moviendo progresivamente a través del hueso hasta llegar a la posición deseada.

 

Contamos con distintas técnicas disponibles:
– Ortodoncia Invisible: con alineadores transparentes.
– Ortodoncia lingual: con brackets que se colocan detrás del diente.
– Ortodoncia vestibular: brackets metálicos, semi transparentes o del mismo color de los dientes, brackets estéticos, brackets de zafiro y brackets autoligantes.